Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

Editoriales musicales de Euskal Herria

(s. XV-1950)


Primera mitad siglo XX

Cubierta de un catálogo de Unión Musical EspañolaEn 1900 se constituye en Bilbao la Sociedad Anónima Casa Dotesio, empresa que absorbe los fondos de numerosas casas editoriales (Antonio Romero, Casa Zozaya, Bonifacio Eslava, Fuentes y Asenjo, Casimiro Martín, S. Iradier, etc.) y se convierte en la editorial más fuerte a nivel estatal. En estos años reedita el Método de solfeo de José Aranguren (1900), publica Escuela de violín de Alard (1903-1914), obras de Arriaga (1912), la ópera Urlo de R. M.ª Azkue (ca. 1912), etc. En 1914 la Junta de Accionistas decide crear una nueva sociedad llamada Unión Musical Española que concentrará gran parte de la actividad editorial del siglo XX. Bajo esta editorial se publica en 1922 Euskal eres sorta de A. Donostia, obras de Guridi como Amaya y El Caserío, así como numerosas obras de compositores vascos de la época.

A su vez, en las primeras décadas del siglo XX surgen nuevas editoriales comerciales como Lazcano y Mar (Bilbao, 1908), Arilla y Cía o Ediciones Vellido (1910), junto a editoriales religiosas como Ediciones Mensajero (1915) o Zeruko Argia (1919). En 1909 Lazcano y Mar se convierte en la editora de Antología moderna orgánica española y de la revista Música Sacro Hispana, responsable de la publicación de composiciones religiosas de V. Goicoechea, A. Isasi, N. Otaño, Garaizabal, Virgala, Beobide, Arabaolaza, etc. Por otro lado, se establece en Donostia la casa editorial extranjera J. Schmoll que publica, entre otros, diversos métodos, música para piano y obras para canto.

En la década de 1920 nacen dos proyectos fundamentales en la historia de la edición musical vasca. Por un lado, en 192X se crea en Tolosa Editorial de Música Vasca. Bajo la dirección del compositor y director Feliciano Beobide, durante las siguientes décadas publica numerosa música para banda, así como obras para voz y piano, y piezas para piano, con la colaboración de Eusko Ikaskuntza como patrocinador. Por otro lado, hay que destacar la fundación de la asociación Euskal Herriko Txistulari Elkartea, que partir de 1928 edita partituras para txistu gracias a la revista Txistulari. [foto Txistulari]

Detalle de Editorial de Música Vasca

En plena Guerra Civil, la revista Tesoro Sacro Musical creada en 1917 en Madrid, cambia su sede y se instala en Donostia hasta 1941 bajo la dirección del P. Babil Echarri (C.M.F.).

Los años 40

Tras el parón que supuso la Guerra Civil, algunas de las editoriales que continúan su actividad en los años 40 son los siguientes:

-Casa Erviti (San Sebastián, Logroño)
-J. Schmoll (San Sebastián)
-Valeriano Zabalza (San Sebastián)
-Ordorica (Bilbao)
-Ediciones Impulso (Bilbao)
-Vda. De M. Vellido (Bilbao)
-Ediciones Mensajero (Bilbao)
-ASCEA (Bilbao)
-Ediciones Música Internacional (Bilbao)
-Editorial ESET del Seminario Diocesano de Vitoria
-Editorial El Carmen (Vitoria)
-Academia San Gregorio Magno (Vitoria)
-Ángeles de las misiones (Bérriz)
-Grand Séminaire (Bayona)
-J. Texidor
-José Ibarra
-Euzkerea

Además de la UME y Tesoro Sacro Musical, otras editoriales madrileñas como V. Respaldiza, Ediciones Hispania, E. Inchausti, P. Sorozábal, Editora Nacional, la revista Harmonía, SGAE o Mujeres de Acción Católica publican obras de compositores vascos. En menor medida, también se realizan ediciones en Barcelona, así como en Brasil, Argentina, Ecuador o México (Emiliana de Zubeldia), entre otros.

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.com