Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

LOS COMIENZOS DE LA INDUSTRIA DISCOGRÁFICA

EN EUSKAL HERRIA


La Columbia Graphophone Company, S.A.E.  

de San Sebastián

 
Esta sociedad anónima la constituyen Juan Inurrieta, industrial, Eduardo Vega de Seoane Echeverría, abogado y Baltasar Repáraz, empleado que también trabajó como apoderado para la disuelta Sociedad Hispano Americana, en San Sebastián el 30 de agosto de 1923. El edificio se emplaza en la Calle Eustasio Amilibia1 del barrio del Antiguo y su construcción corre a cargo del ingeniero de caminos
Juan Machimbarrena.2

Se trata de una sociedad industrial cuyo objeto será “la fabricación y venta de los discos marca Regal y Columbia, así como también las máquinas parlantes y grafónolas y sus accesorios en España y posesiones”. Su domicilio social será el mismo que el de la disuelta sociedad Hispano Americana, Avenida de la Libertad nº 27, 2º. Según sus estatutos, la sociedad será regida por una Junta general de Accionistas, un Consejo de Administración y un Director Gerente. El presidente del primer consejo de administración fue Don Fernando Sardón, su vicepresidente, Don Eduardo Vega de Seoane y el secretario, Baltasar Reparaz. Más tarde pasaría la presidencia a Don Antonio Inurrieta, hermano de Juan y la secretaría del consejo de administración a Don Prudencio de Parra de Aguirre.

La Voz de Guipúzcoa (1929)

El Director Gerente de la sociedad será Don Juan Inurrieta sin limitación de tiempo mientras desee permanecer al frente de la sociedad y toda la gestión de los negocios de la sociedad queda a su cargo, especialmente aquellos que tengan relación directa con la fábrica de discos y de aparatos. Juan Inurrieta aporta a la sociedad en el momento de su constitución el contrato que tiene firmado con la Columbia Graphophone Limited de Londres, de fecha 17 de enero de ese año, y todos los derechos que se derivan de ese contrato.

Dentro de su actividad comercial, en su primer catálogo de 1924 publica, bajo el sello Regal, las primeras grabaciones del Orfeón Donostiarra dirigidas por Secundino Esnaola, la Trikitixa de Zumárraga y de Gipuzkoa, la Tamborrada donostiarra, el barítono Celestino Sarobe o el bajo Gabriel Olaizola, etc. También el txistu de los Sres. Elola y Landaluce o de los Txistularis de Bilbao encuentra su lugar en este catálogo.
Asimismo, con matrices de la Columbia americana3, fabrica discos que incluye en su catálogo este mismo año, como los fragmentos de óperas interpretadas por
Florencio Constantino o José Mardones. 

 

   
   

En sus comienzos para la distribución de sus discos utiliza los canales de la extinguida Sociedad Hispano Americana. En Madrid, en la calle Hortaleza nº 2, se venden a comienzos de junio de 1924 los discos de la marca Regal fabricados por Columbia, de artistas como Barrientos, Bonisegna, Lázaro, Stracciari o Casals. El 19 de julio de este mismo año la Columbia de San Sebastián lanza “La Bejarana” en discos Regal. Todavía en 1925 continúa mencionándose a la Sociedad Hispano Americana de San Sebastián en la publicidad de los discos Regal4.

Las grabaciones en esta época eran realizadas por ingenieros de sonido británicos5 que acostumbraban a desplazarse con equipos móviles por todo el territorio español. Juan Inurrieta, junto a José Fernández Grados, director artístico de la compañía, escogía las grabaciones que se iban a realizar. Juan, que demostró toda su vida una gran intuición comercial, firmó importantes contratos en exclusiva, como el de Hipólito Lázaro, tenor de gran éxito en esa época. En 1930, cuando Pablo Sorozabal ensayaba “Katiuska” en Barcelona para su estreno, realizó una audición para Juan Inurrieta y Fernández Grados. A ambos les gustó tanto la obra que decidieron grabarla en su integridad. Para el papel de Pedro en la obra, escogieron al barítono Marcos Redondo, con quien tenían firmado también un contrato en exclusividad.

La fábrica de discos se va quedando pequeña y, en enero de 1930, su hermano Antonio, como “industrial propietario de la fábrica de discos”, solicita ocupar el espacio interior de la manzana para ampliar las instalaciones de la fábrica y construir con carácter provisional un pabellón. Según el proyecto del ensanche redactado por el consistorio, ese espacio debe de ser respetado por la edificación, por lo que no obtiene el permiso. Al mes siguiente, en febrero, Antonio Inurrieta, como presidente del Consejo de Administración de la Columbia Graphophone Company, remite al Ayuntamiento nuevamente otra solicitud, esta vez para levantar cuatro pisos destinados a la ampliación de la fábrica, sobre la planta baja que existía hasta ese momento construida hasta el primer piso, en la contigua fábrica de hielo de su propiedad.

Juan Inurrieta desde sus comienzos se apoyó enormemente en la publicidad para la venta de sus artículos, y continuará con esta política también para la promoción de sus discos Regal. Los catálogos del sello, tanto generales como suplementos, destacan por sus modernas portadas ilustradas por el dibujante Rafael de Penagos. También ilustrará la portada de la “Revista Columbia”, publicación cuya marca, nº 93.206, se registra el 6 de mayo de 1933 para distinguir “una revista, periódicos y toda clase de publicaciones”.6


En el número 6 de esta revista, correspondiente a los meses de junio y julio de 1933, se anuncian dos series de discos de la colección que junto con el Centro de Estudios Históricos publica la casa Columbia. Se trata de “Archivo de la Palabra”, colección que hasta esa fecha había publicado diez discos en cada serie con voces tan ilustres como las de Alcalá Zamora, Azorín, Juan Ramón Jiménez, Ramón del Valle Inclán,
Pío Baroja y Miguel de Unamuno, entre otros. Los trabajos de la primera serie habían comenzado a realizarse en 1931 y fueron publicados en mayo de 1932. Durante este año se amplía la colección con la segunda serie.7

También Inurrieta había contemplado las posibilidades que tenía el gramófono aplicado a la enseñanza. En 1930 regala a la Biblioteca Musical Circulante un aparato y ofrece un amplio catálogo de discos en préstamo para que los alumnos puedan utilizarlos en su aprendizaje musical8 . Unos años más tarde, al término de la guerra civil, ampliaría el negocio creando el sello Poliglophone para publicar los discos destinados a la enseñanza de idiomas a distancia asociándose con CCC, recientemente creada por Víctor Zabala y Juan Morera9.


Por otra parte, el establecimiento en el que los hermanos Inurrieta comenzaron su negocio en San Sebastián, la tienda situada en la calle Guetaria nº 5, había pasado a ser propiedad de la compañía. El 4 de noviembre de 1933, el Consejo de Administración de la Columbia donostiarra faculta a Prudencio Parra de Aguirre para que lo venda a Juan Inurrieta, quien a partir de ese momento será su único propietario.


El 23 de diciembre de 1934, siendo presidente de la compañía Don Gregorio González de Suso, se modifican los estatutos para, entre otros asuntos, ampliar el objeto de la sociedad que a partir de este momento será “la fabricación y venta en España y posesiones de los discos marca Regal y Columbia, así como también las máquinas parlantes, aparatos de radio, grafonolas y sus accesorios y cuantos artículos estime el Consejo de administración, que tendrá a su vez atribuciones para ampliar la venta al extranjero, crear nuevas marcas y modificar las señaladas”. También en este momento se cambia el domicilio social al “lugar donde se halla emplazada su industria”, calle particular de Eustasio Amilibia, industria que a finales de ese año empleaba ya a un centenar de obreros.

 


1 Esta calle toma el nombre de Eustasio Amilibia en 1917 y pasa a denominarse Avenida de Zumalacárregui en 1937. Los terrenos que ocupa la fábrica no serán afectados por el plan del ensanche del barrio del Antiguo.
2 La Acción, 1923/12/11, p. 5
3 Algunas de las obras que aparecen en el primer catálogo de Columbia Graphophone Company, Sociedad Anónima Española, bajo el sello Regal, también aparecen en el catálogo de la Columbia de New York de ca. 1916 (Arias de ópera interpretadas por Celestina Bonisegna, José Mardones, Florencio Constantino, etc.)
4 En diciembre de 1924 anuncia su nuevo procedimiento “Discos sin ruido” con esta frase bajo el logo de los dos leones: “La marca preferida. Sociedad Hispano Americana. Apartado 97. San Sebastián”
5 Dos son los nombres que se han recogido en la prensa: J.B. Holme y Sr. Machín
6 Parece que la revista tuvo una vida bastante corta. Se sabe que el 26 de abril de 1945 se pide nuevamente la rehabilitación de la marca de dicha revista, aunque se desconoce si se llegó a publicar.
7 Amplio reportaje en: El Sol (Madrid. 1917). 29/05/1932, p.2
8 La Época (Madrid. 1849). 3/05/1930, nº 28.188, p. 6
9 Aprender enseñando. En Anuncios: semanario de la publicidad, 28/03/2011


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.com