Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

LOS COMIENZOS DE LA INDUSTRIA DISCOGRÁFICA

EN EUSKAL HERRIA


Los conflictos con el nombre comercial

 
El 28 de abril de 1923, con el nº 6.449 y a nombre de Juan Inurrieta como gerente de “Columbia Graphophone Company, S.A.E.”, se solicita el nombre comercial de “Columbia Graphophone Company, S.A.E.”, que fue denegado el 18 de diciembre de 1923 por el Registro de la Propiedad Industrial. Los motivos que se alegaron fueron que algunas de las palabras componentes del nombre se hallaban ya registradas como marca. Aunque se presentó recurso, éste fue desestimado a día 2 de abril de 1924.

Por segunda vez se presenta la solicitud, el 20 de agosto de 1931, y el 1 de septiembre de ese año aparece publicado en el Boletín de la Propiedad Industrial con el nº 12.912. Ante estos hechos, la “Compañía del Grafófono Columbia, S.A.E.” de Barcelona presenta un escrito de oposición a esta concesión con fecha de 29 de octubre de 1931.

Los argumentos que esgrimen en este escrito de oposición son los siguientes: el nombre comercial está redactado en idioma extranjero llevando el indicativo de sociedad anónima española, algo que es contrario a la ley y, además se utiliza el nombre “Columbia”, que es de su propiedad. En el escrito que presentan se detallan tanto las marcas registradas a su nombre, entre ellas el gráfico de las dos notas semicorcheas y el lema Columbia, desde agosto de 1914, como el nombre comercial que data del 8 de julio de 1924. Argumentan, asimismo, que la concesión podría inducir a confusión por el parecido con su nombre comercial (nº 6.811) y su marca (nº 52.233).

Tras este escrito, la tramitación del nombre comercial nº 12.912 queda en suspenso. El 18 de noviembre de 1931 la “Columbia Graphophone Company” de San Sebastián presenta un escrito de oposición. Entre sus argumentos alega que es concesionaria de la compañía inglesa “Columbia Graphophone Company Ltd.” de Londres y que como “filial” (y aquí está la trampa), no puede llamarse de modo distinto. Presentan también la escritura de constitución de la sociedad que la acredita como sociedad anónima española. Además, a su juicio, entre las dos denominaciones no existe semejanza que induzca a error. Por otra parte, consideran que nunca debió de admitirse el recurso de oposición de la compañía barcelonesa puesto que, según las leyes, el nombre comercial está protegido en todos los países de la unión sin necesidad de registro y que la “Columbia Graphophone Company Ltd” de Londres, filial a su vez de la homónima americana, existía anteriormente al registro nº 6811 de la compañía barcelonesa y que, además, la sociedad inglesa fue inscrita en la oficina de patentes de Londres el 8 de octubre de 1920 y el 8 de mayo de 1913 en EEUU, habiéndose empezado a usar por la sociedad cedente sus derechos para España el 7 de mayo de 1900. En cuanto al uso de la palabra “Columbia”, advierten que se trata de una denominación geográfica, y que en el caso de la compañía de Barcelona, es una falsa indicación de procedencia contraria a la ley, no así en el caso de la sociedad donostiarra puesto que es de donde es originaria la casa matriz.

Compañía del Grafófono "Columbia" SAE (1924)

La sociedad donostiarra también justifica la denegación en el año 1923 del nombre comercial nº6.449 puesto que, confiesan, se realizó en un momento en el que el solicitante, Juan Inurrieta, no podía actuar en representación como gerente de la sociedad “Columbia Graphophone Company, S.A.E.” ya que lo hizo el 30 de abril y la sociedad no se constituye legalmente hasta el 30 de agosto.

Estos argumentos convencen al juez que, a fecha de 9 de diciembre de 1931, falla a favor de la “Columbia Graphophone Company” de San Sebastián, obteniendo ese mismo día el certificado de registro nº 12.912.

Esta concesión de registro del nombre comercial aparece publicada en el Boletín de la Propiedad Industrial el 4 de enero de 1932. Pero al mes siguiente, el 26 de febrero, la sociedad barcelonesa interpone un recurso con argumentos absolutamente contundentes. En primer lugar, niega que la sociedad “Columbia Graphophone Company, S.A.E.” de San Sebastián sea una sociedad inglesa, ni tan siquiera filial de ella, puesto que en documento de constitución de 30 de agosto de 1923 figura que ésta se realiza entre los señores Iñurrieta, Vega de Seoane y Reparaz, tres personas españolas sin intervención de la compañía londinense. El contrato que porta el señor Iñurrieta con la compañía de Londres es un contrato en exclusividad pero no una demostración de filialidad. Añaden que el contrato es privado y realizado entre la compañía de Londres y la “Sociedad Hispano Americana Inurrieta y Cía” de San Sebastián, que sin previa transmisión a su favor por parte del titular, es decir, de la Sociedad Hispano Americana, el señor Iñurrieta no podría haberlo aportado a la sociedad.

Se aceptan todos los argumentos que expone la sociedad “Compañía del Grafófono Columbia, S.A.E.” de Barcelona y el 19 de marzo de 1932 el juez falla a su favor. En el auto, en lo que se refiere al contrato aportado por Iñurrieta, se dice textualmente “no se autorizó ni a la Hispano Americana Inurrieta y Cía, ni mucho menos a Don Juan Iñurrieta para registrar en España a su nombre ninguna marca ni nombre perteneciente a la sociedad inglesa “Columbia Graphophone Company”, sino sólo para usarla mientras dure el contrato, quedando dichas marcas a nombre de la propiedad de la “Columbia Graphophone Company” (clausula 31 del contrato)” y “tan pronto como expire o se anule éste, el agente cambiará inmediatamente el nombre y cesará de usar cualesquiera palabras de las unidas a él”.

 


 

 


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.com