Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

LOS COMIENZOS DE LA INDUSTRIA DISCOGRÁFICA

EN EUSKAL HERRIA


Los años de la guerra

 
Durante estos años continúa la fabricación de los discos “de pizarra" que giraban a 78 rpm. A primeros de enero del año 1933 la Columbia Graphophone Company, S.A.E., de la que era director-gerente y principal accionista Juan Iñurrieta, ya había lanzado al mercado los discos de 33 1/3 rpm1 con un número de surcos comprendido entre 50 y 110 surcos por centímetro de radio, es decir, los conocidos como discos microsurco o de larga duración, pero tuvo que volver a la fabricación de los discos de surco ancho. Esta salida al mercado de los microsurcos de Columbia supuso tal fracaso que se vieron obligados a abandonar su fabricación. Todas las patentes, marcas, contratos, matrices fonográficas, maquinaria y utensilios de fabricación de la entonces sociedad anónima, fueron adquiridos por Juan Inurrieta el 2 de marzo de 1936 ante notario. En el catálogo de la fábrica de 1936 figura una pequeña relación de cuatro discos con las referencias que van del RGLD 10000 al 10003. Se trata de impresiones de la Banda y Orquesta Columbia, con fragmentos de zarzuela en su mayoría.

Juan Inurrieta declaró que la materia prima empleada entonces para estos discos microsurco también supuso una invención, pero que “el personal adicto al campo rojo se llevó consigo las fórmulas y procedimientos y todas las cantidades de materia prima ya fabricada”. Éste fue el motivo por el que no le fue posible reanudar la fabricación de estos discos “durante el glorioso movimiento nacional”.

 

La Voz de Guipúzcoa (1931)

Tras el golpe de estado de 1936 no cesó la actividad de la Columbia, aunque sí sufrió grandes cambios en su catálogo. En el catálogo general publicado pocos meses antes de la guerra se recogían cinco versiones diferentes del Himno de Riego, además de la Internacional y otros himnos republicanos, que pronto desaparecerían del repertorio.

Muchas de las impresiones realizadas durante estos tres años de guerra fueron interpretadas por la Banda del Requeté de Navarra, tanto en solitario como acompañada de los coros del Orfeón Pamplonés. Fueron impresionados himnos y marchas, arreglados en su mayoría por quien fue su director, Silvano Cervantes. Se conservan títulos carlistas como Oriamendi, Himno de los Pelayos, Marcha triunfal del Requeté, Boinas Rojas, Capitán Imaz, Glorias de España, ¡Alto, quién vive!, Invicto, Himno de las Margaritas, con los Coros de las Margaritas de Pamplona, etc. También la Banda Municipal de San Sebastián dirigida por Regino Ariz grabó en aquel momento marchas como Laureles para Mola o pasodobles como ¡Arriba España!. No le faltaron al repertorio las contribuciones del Orfeón Burgalés y el Orfeón Donostiarra.

La Fábrica de discos Columbia fue utilizada por el régimen franquista como instrumento de propaganda. En ella se imprimió el Himno de la Falange, el “Cara al Sol”, compuesto por el compositor vasco Juan Tellería e instrumentado para la grabación por Ángel Cabanas, hermano de Juan Cabanas, quien era entonces jefe de publicaciones de la falange. Se impresionó con una etiqueta especial para la ocasión, roja con el emblema de la falange.

Tras la caída de San Sebastián en septiembre de 1936, Vicente Cadenas, quien era Jefe Nacional de Propaganda elije San Sebastián como centro de operaciones por varios motivos. Uno, por su proximidad a la frontera con Francia, que les permitía tener un flujo de noticias continuo; otro, porque San Sebastián tenía toda la infraestructura necesaria para editar sus revistas y publicaciones, sobre todo teniendo en cuenta, además, que ahí contaban con la necesaria presencia de la industria papelera. En San Sebastián se publicará entre otras la revista nacional de la Falange “Vértice”, el semanario infantil “Pelayos”, “F.E. Falange Española” y el periódico “Unidad”.

La proximidad con Francia permitía conseguir las materias primas necesarias que escaseaban en la zona nacional. La fábrica Columbia, aunque tenía desde el mes de mayo de 1937 en su poder el himno falangista, no podía fabricarlo, pues carecía del material necesario. Para la fabricación de este disco, el propio Vicente Cadenas gestionó personalmente en Burdeos la compra de la “pasta” necesaria y la trajo consigo para la primera tirada. Todos estos himnos y marchas se utilizaban para las emisiones radiofónicas de la España franquista. En todos los programas, al terminar la emisión, se radiaban los extractos de los himnos que se habían impresionado especialmente en un disco que se facilitaba a las emisoras con esa finalidad.

En 1938 la delegación de propaganda de la Falange de Guipúzcoa inició una serie titulada “Archivo de la voz nacional sindicalista” para recoger la voz de los políticos y ministros destacados del régimen. En mayo de ese año salió al mercado el primer disco de esta serie con las palabras que Raimundo Fernández Cuesta, secretario nacional del partido, dirigía a “los proletarios españoles”. La colección salió de la Fábrica de Discos Columbia, que recibió felicitaciones por la calidad de las grabaciones.

A primeros de 1939, Juan Inurrieta solicita autorización para la “ampliación de la fábrica”. En realidad no se trata de una ampliación de industria, sino más bien de conseguir permiso para poder importar la materia prima necesaria para la fabricación de agujas de acero para gramófono, y de elementos indispensables para la construcción de las máquinas parlantes, como brazos y diafragmas, además de los chasis para las radios que también manufacturaba. Para la fabricación de discos, solicitaba la importación de 12.000 kilos de materia prima o baquelita. La fábrica tenía suspendida la producción por la falta de importación de estos elementos. La delegación de industria le deniega el permiso, pues considera que esta importación consumiría importantes divisas para una industria cuya actividad no era “de imperiosa necesidad nacional”.

 


1 “Estos discos permiten producir sonidos, sin interrupción, en cada una de sus caras, durante diez o doce minutos”. En: Musicografía nº 1, 1933, p. 15


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.com