Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

EL TXISTU

Fuentes, Documentos sonoros, Repertorios en Eresbil


Asociación de txistularis


Frente a la importante crisis que conocen los instrumentos en el siglo XIX, el Carlismo, defensor del tradicionalismo y asentado en los ambientes más rurales, los apoyó como defensores de la limpieza en la diversión popular. El primer nacionalismo vasco, siguiendo la misma línea, desde sus albores a finales del XIX, acogió los instrumentos como símbolo de la más pura cultura tradicional vasca, lo que supuso algunas ventajas y también inconvenientes, como el rechazo de determinados grupos sociales. El nacimiento de la Asociación de Txistularis del País Vasco en 192722 dio nuevos bríos al instrumento. Se organizaron concursos de Bandas de Txistularis, lo que animó a músicos de gran categoría a escribir obras nuevas para este formato, que se publicaron en la revista Txistulari y se extendieron por todo el país. Eduardo Gorosarri, Jesús Guridi, Luis Urteaga, José Antonio Erauskin, Pablo Sorozabal, José Olaizola, el Padre Hilario de Olazarán, Víctor Zubizarreta, Manuel de Gainza, Luis Arámburu... forman parte de la ilustre lista de compositores de esta época. Con la Asociación surgió una práctica, los llamados Alardes de Txistularis, conciertos en que grupos numerosos de tamborileros se juntan para interpretar en común algunas piezas, con algún motivo festivo especial. Esta práctica ha tenido un gran desarrollo, expansión y evolución, de manera que en la actualidad son muchísimas las localidades vascas que los organizan anualmente, con buen éxito de público23.

La Asociación de Txistularis fue además catalizador de un sentimiento de pertenencia a un grupo cultural que arraigó fuertemente entre muchos de los que habían elegido este instrumento. Desde antiguo, por los testimonios que nos han llegado, los txistularis solían ser personalidades singulares en la vida popular. Pero el optimismo de integrarse en una congregación con una tarea por realizar, creó líneas de fuerza y lazos de amistad profundos, gracias a los cuales surgió una generación de txistularis formidables que cubrieron los años centrales del siglo XX y marcaron nuestra pequeña historia: Isidro y José Ansorena, Demetrio Garaizabal, Bonifacio Laskurain, Miguel y Secundino Martínez de Lezea, Alejandro Lizaso, Joaquín y Manolo Landaluze, Primitivo Onraita, Félix Ascasso, Policarpo Garai, Pascual Okariz, Demetrio Iriarte, Santiago Irigoien... son algunos de los más destacados. Junto a ellos, el tamborilero más tradicional tuvo representantes que también han dejado huella histórica: Antonio y Mauricio Elizalde, Serafín Amezua, Alejandro Aldekoa... Personas que creyeron que hacían algo más que soplar en un chiflico de palo y que siguen siendo modelo para sus herederos.

Con la guerra del Alzamiento franquista, la Asociación quedó desecha y el txistu, aunque bien visto por los carlistas, fue motivo de sospecha para otros grupos vencedores de la contienda. A pesar de la represión de la posguerra, en 1955 se pudo refundar y seguir con la publicación de su boletín trimestral musical y literario que ha resultado el mejor elemento de renovación del instrumento. Nuevos músicos se incorporaron a la escritura, incluyendo en ella, además de la Banda de txistularis, nuevas combinaciones: José Mª González Bastida, Tomás Garbizu, Rodrgio A. de Aantiago, Lorenzo Ondarra...


22 Para conocer la historia de esta Asociación, RODRÍGUEZ IBABE, J. Mª. "60 urte txistuaren alde. Historia de una asociación". En: Txistulari, 129 (San Sebastián, 1987). p 3.
23 Euskal Telebista ha solido grabar varios de ellos y emitirlos con buenas audiencias. Además, otros instrumentos han imitado este camino: la trikitrixa, la gaita... Incluso instrumentos no tradicionales: acordeones, clarinetes...

 


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.com