Inicio de la página

AYUDAS A LA ACCESIBILIDAD

EL TXISTU

Fuentes, Documentos sonoros, Repertorios en Eresbil


El txistu en la actualidad

Se había producido, desde mediados del siglo XIX, un alejamiento del tamboril respecto a otros instrumentos y agrupaciones, por lo que, el txistu mantuvo, en su carácter transpositor, una tonalidad que muchos identificaron como Fa sostenido y que no era sino la antigua tonalidad brillante de los instrumentos callejeros. Esto creó un pequeño mito sobre cuál era la verdadera tonalidad del instrumento24, hoy ya superado con la generalización de instrumentos en tonalidades diversas (Fa, Sol, Mí o Mí bemol, La, Do, Sí bemol) según las necesidades y conveniencias del momento.

Detalle del dibujo de Juanba Berasategi   

La constitución del Grupo Experimental de Txistu, en el año 1970, supuso una renovación musical para el instrumento que continuó tras su desaparición25. En la actualidad el txistu vasco, tras una importante tarea de mejora en todos los terrenos (técnica, pedagogía, construcción de los instrumentos, oficialidad de los estudios...) compagina sus tareas más populares con incursiones en la música de concierto en muy diferentes ámbitos.

Desde la década de los ochenta del siglo pasado, es habitual la interpretación de obras en todo tipo de conjunto instrumental, en particular desde la composición y estreno, en 1982, del Concierto para txistu y Orquesta de Tomás Aragüés. Para las novedades sobre estos instrumentos, la revista Txistulari es la mejor fuente de información. En la actualidad, hay asimismo una asociación, Silboberri, que edita con frecuencia obras de autores contemporáneos.

Se ha escrito que en los últimos años los txistularis han perdido su lugar en la fiesta popular y callejera, por el cambio de mentalidad sobre esta, al que otros instrumentos tradicionales (trikitrixa, alboka, gaita...) se han adaptado mejor. Sin embargo, existe un grupo llamado Mugarik gabeko ttunttuneroak (Chunchuneros sin fronteras), que se presentan, en formaciones más o menos numerosas, en las fiestas de muchísimas localidades y alegran de forma siempre gratuita los ambientes más populares. Además de la larga nómina de grupos de txistularis de todo el país que, en las fiestas de sus pueblos, participan con intervenciones de importancia.

Es cierto que en el siglo XX ha surgido un nuevo concepto de música, la música de consumo, en la que nuestro instrumento no ha tenido prácticamente entrada, quizá condicionado por su historia y por sus propias características. Pero, a pesar de la creencia generalizada, fuera de ella, también existe vida musical. Los txistularis son un ejemplo de ello.

Hará falta más tiempo para opinar sobre esta cuestión con la perspectiva adecuada. De momento, hay terrenos (danzas tradicionales, protocolo municipal,...) en que el sonido del txistu sigue siendo muy importante y otros nuevos en que ha entrado con éxito.


24 Sobre esta cuestión: ANSORENA, J.I. "¿El txistu en Fa sostenido?". En: Txistulari, 225 (Errenteria, 2011). p 9.
25 Ver: BIDEGORRI, I. "El Grupo Experimental de txistu de San Sebastián". En: Txistulari, 82 (Bilbao, 1975). p 15. También: HERNÁNDEZ ARSUAGA, J. La familia instrumental del txistu. Ed. Txistulari/ Caja de Ahorros Vizcaína. Bilbao, 1977.


 


ERESBIL

Archivo vasco de la música
Tel.: (34) 943-000868 • Fax: (34) 943-529706
E-mail: bulegoa@eresbil.com